27 sept. 2016

T-6 LA FOTOGRAFÍA DIGITAL

1.- LA FOTOGRAFÍA

La fotografía es el proceso de capturar imágenes y fijarlas en un medio natural sensible a la luz.
Los elementos básicos de la fotografía son la cámara, el objeto que se va a fotografiar, la luz existente y el fotógrafo.
Así pues, la fotografía consiste simplemente en que un fotógrafo capta una imagen o escena que tiene una luz determinada a través de una cámara.
  

ANTECEDENTES

La fotografía analógica se basa en la conjunción de tres fenómenos:

  • La formación de imágenes de forma natural en la "Cámara oscura"* que ya fue descrita por Aristóteles en el S. IV a.C.
  • Las trasformaciones que la energía luminosa produce sobre algunas materias, fundamentalmente sobre las sales de plata.
  • La acción de algunas sustancias sobre estos materiales alterados por la luz (se revela la imagen formada sobre las sales de plata)

                           


 Actualmente la fotografía digital se basa en la analógica su principal diferencia consiste en que la energía luminosa llega al CCD* que es un sensor con diminutas células fotoeléctricas* que registran la imagen. Desde allí la imagen es procesada por la cámara y registrada en la tarjeta de memoria.

Las cámaras digitales pueden ser de varios tipos. Todos llevamos una en el móvil, las demás ls podemos clasificar en compactas (las más sencillas y pequeñas aunque pueden tener muy buenas prestaciones) y las reflex (semiprofesionales o profesionales) que nos permiten cambiarles los objetivos.

  

2.- LA CÁMARA REFLEX DIGITAL

Una cámara réflex digital o también denominada DSRL (Digital Single Lens Reflex) es una cámara que se caracteriza principalmente por los siguientes atributos:




a) visor réflex: es la principal característica de este tipo de cámaras aunque también existen otras partes relevantes. Básicamente el visor réflex, sin entrar en tecnicismos, nos permite ver la escena a retratar de modo que lo que estamos viendo a través del visor es exactamente lo que será captado en la fotografía evitando así el error de paralaje que se da en las cámaras con visores ópticos tradicionales. Esto se consigue gracias a un espejo colocado a 45º y un pentaprisma que conducen e invierten la imagen para que la veamos correctamente a través del visor.

b)
 sensor de imagen digital: sustituye al negativo de las cámaras analógicas y sirve para retener la escena que una vez capturada se transforma en una imagen digital.

c) intercambiar objetivos: este tipo de cámaras constan de un cuerpo principal sobre el que se pueden quitar y poner diferentes objetivos que no son más que un conjunto de lentes convergentes y divergentes que forman parte de la óptica de la cámara y cuya función principal es captar los haces de luz del objeto a retratar y dirigirlos hacia el sensor de la cámara.

Por último, indicar, fuera de estos atributos principales, que también la mayoría de las cámaras reflex digitales actuales permiten grabar vídeo.



PARTES PRINCIPALES DE LA CÁMARA




Las principales partes de una cámara digital réflex son:

  • objetivo: es el encargado de dirigir los rayos de luz hacia el sensor digital. La imagen a capturar se puede observar a través del visor de la cámara o bien a través de la pantalla digital incorporada en la parte trasera.En las reflex los objetivos son intercambiables según nuestras necesidades.
  • sensor: es el responsable de captar la imagen que ha sido encuadrada y enfocada por el objetivo.
  • diafragma: forma parte del objetivo de la cámara y es el que limita el tamaño de la luz que entra por éste.
  • obturador: se encuentra situado entre el diafragma y el sensor, siendo el responsable de controlar el tiempo de exposición, que no es más que el tiempo que el sensor está expuesto a la luz.
  • fotómetro: sirve para medir la luz proyectada a través del objetivo y así la cámara puede calcular la exposición correcta.
  • disparador: se encarga de determinar el momento en el que va ser capturada la imagen fijada a través del objetivo, todo ello teniendo en cuenta los parámetros seleccionados (apertura de diafragma, tiempo de exposición, etc.).
  • chip: una vez capturada la imagen en el sensor el chip se encarga de procesarla y guardarla en un soporte de almacenamiento digital, que generalmente es una tarjeta de memoria.


3.- LA TOMA FOTOGRÁFICA: PASOS A SEGUIR

Hacer una buena foto consta de cuatro sencillos pasos, que debemos aprender a individualizar.
1.- Enfocar el motivo.
2.- Medir la luz adecuadamente (que en muchas ocasiones será primer paso).
3.- Componer la fotografía.
4.- Disparar.






1-2 Las cámaras actuales hacen por sí solas los dos primeros pasos, enfocar y medir la luz. Hay que estar atento para comprobar que esas funciones la cámara las desempeña correctamente. En caso contrario, el fotógrafo ha de tomar el control, y usar los parámetros adecuados.

3- La composición fotográfica, debe ser en el que más cuidado se ponga. De hecho, es la parte más importante de cualquier fotografía.

4- El momento del disparo, es crítico realizarlo debidamente para evitar que salgan las fotos “movidas”. Hay que sujetar bien la cámara en el momento del disparo.También, llegado el momento, al disparar de forma adecuada se podrá incluir en la fotografía sensación de movimiento. A tener en cuenta: no es lo mismo una foto “movida” que una foto que capta movimiento.


ENFOCAR

El enfoque lo podemos describir como un punto específico a una distancia determinada donde los objetos de la fotografía que vamos a tomar aparecen bien definidos y con mucho detalle, o lo que es lo mismo y que lo entiende cualquiera enfocar es dejar algo nítido.

Modos de enfoque:
En el caso de las cámaras digitales reflex no tendremos que preocuparnos por este detalle ya que tienen un modo automático de enfoque para que nos olvidemos, de manera que presionando hasta la mitad el disparador de la cámara se produce un enfoque automático del objeto más cercano dándonos la cámara un aviso para que apretemos el disparador hasta el fondo y así tomemos la foto. Evidentemente también existe el método manual porque no todo tiene que ser tan fácil.

A la hora de enfocar podemos realizar esta acción manualmente girando el anillo de enfoque del objetivo (modo MF) o bien dejar a la cámara que lo haga por nosotros de manera automática (modo AF).


Si dejamos a la cámara que lo haga por nosotros podemos distinguir tres métodos:

  • AF simple (foto a foto): lo utilizaremos para motivos estáticos, de manera que cuando apretamos el disparador hasta la mitad se bloquea el enfoque hasta que se aprieta el botón hasta el final.
  • AF al servo: se usa para motivos en movimiento, de forma que con el disparador hasta la mitad el enfoque del objeto seleccionado es continuo. 
  • AF al foco: es una función prevista para objetos estáticos que de repente se pudieran mover (por ejemplo un perro o un niño). Una vez fijado el objeto si este se mueve la cámara lo detecta de manera que cambia del modo AF simple a AF servo.
Con relación a estos métodos indicar que la cámara presenta una serie de puntos de enfoque de manera que podemos dejar a la cámara que fije automáticamente uno de ellos o nosotros seleccionarlo manualmente.

Si usamos AF, una vez que la cámara avisa que ha enfocado, con puntos o recuadros luminosos dentro del visor y puede que también con un aviso acústico, el motivo permanece enfocado a no ser que se retire el dedo del botón disparador (o simplemente que deje de hacerse una ligera presión). 

Como después de enfocar (y medir la luz) hay que componer la fotografía, es importante adquirir soltura en saber mover la cámara sin que cese la presión sobre el botón disparador, lo cual haría que se perdiera el enfoque


La profundidad de campo:
Indica la porción de imagen que aparece enfocada (nítida) o dicho con otras palabras más finas, es el área de una fotografía que aparecerá bien definida y con detalle, enfocada en términos fotográficos. 

Para ser más precisos es la distancia por delante y por detrás del punto enfocado que se puede apreciar con nitidez, es decir hablamos de "mucha profundidad de campo" cuando la distancia por delante y por detrás es grande y de "poca profundidad" cuando esta distancia es muy pequeña o reducida.



En cualquier caso esta en función de los siguientes parámetros:

  • Apertura: cuanto mayor es la abertura de diafragma menor es la profundidad de campo y el efecto que produce es que se ve nítido lo que está enfocado y el resto de la imagen aparece desenfocado. Esta técnica se usa especialmente para retratos o pequeños detalles.




  • Distancia focal del objetivo: a mayor distancia focal menor es el área de la imagen que se puede capturar y además también es menor la profundidad de campo. Un objetivo angular da más profundidad de campo, un tele tendrá una profundidad pequeña.

  • Distancia de enfoque: cuanto mayor es la distancia desde que se encuentra la cámara al punto de enfoque mayor es la profundidad de campo. De cerca la profundidad de campo es menor.
Si estamos haciendo un retrato debemos enfocar a los ojos y si lo que estamos haciendo es la foto de un paisaje enfocar a la distancia hiperfocal*.


MEDIR LA LUZ NECESARIA: LA EXPOSICIÓN*

El sensor (CCD) de la cámara digital necesita una cantidad determinada de luz (energía luminosa) para poder interpretar y representar con exactitud la escena que va a ser capturada. Esta cantidad de luz es medida por un dispositivo electrónico llamado exposímetro*, formado por células fotoeléctricas, desde una sola en las cámaras básicas hasta varios cientos en las profesionales. En casi cualquier cámara podemos decirle al exposímetro cómo queremos que mida la luz de la escena que vamos a fotografiar.

En general nos encontraremos con tres métodos:
  • Matricial: El fabricante de la cámara incluye una base de datos con miles de fotografías de muestra. Al medir la luz el exposímetro, la cámara “adivina” qué tipo de escena es y hace los ajustes necesarios.
  • Ponderada al centro: La más usada durante décadas, antes de que se pudiera introducir un “micro-ordenador” en cada cámara de fotos. Consiste en medir la luz que hay en el centro y darle mayor importancia que la que hay alrededor.
  • Puntual: La más precisa. Pero sólo al alcance de fotógrafos experimentados. Consiste en medir la luz en uno o varios puntos, y en función de qué estemos midiendo y de su color, es el fotógrafo el que decide la exposición. En este caso, es el fotógrafo quien asume el papel de “micro-ordenador”.

Una vez que la cámara sabe la exposición que debe recibir el sensor, da las órdenes necesarias a los dispositivos que regulan el paso de la luz al sensor. Estos dispositivos son el diafragma y el obturador.

A la hora de hacer fotos se habla de la abertura de diafragma y del tiempo de obturación.

El obturador se abre durante un lapso de tiempo determinado para dejar pasar luz al sensor y luego vuelve a cerrarse. (lo veremos más abajo)

El diafragma* es un mecanismo que se encuentra situado dentro del objetivo, entre las lentes, y actúa de forma idéntica al iris de nuestro ojo, cerrándose para dejar pasar menos luz y abriéndose para dejar pasar más luz. 

La abertura de diafragma* es simplemente la cantidad de luz que dejamos pasar a través del diafragma de la cámara. La abertura se mide en números "f" y para no equivocarnos hay que acordarse que es una relación inversa, es decir, a mayor número f menor es la apertura.







Teniendo en cuenta como captamos la luz en una fotografía podemos decir que está:

  • expuesta: se ha captado la luz real perfectamente.
  • subexpuesta: hemos captado menos luz de la real, la foto sale oscura.
  • sobrexpuesta: hemos captado más luz que la real y la foto sale muy clara.



El sensor necesita siempre la misma cantidad de luz para poder capturar la escena (la exposición*) Esa cantidad de luz precisa es como un vaso que hay que llenar de agua justo hasta el borde. El grifo se asemeja al diafragma: cuanto más lo abramos, mayor cantidad de agua sale. Para una determinada presión, abrimos el grifo hasta cierto grado y lo dejamos abierto un tiempo para llenar nuestro vaso. 

Podemos abrir mucho el grifo, por lo que necesitaremos poco tiempo para llenar nuestro vaso con agua. También podemos abrir poco el grifo, por lo que necesitaremos más tiempo para llenar el vaso. Gracias a que, hasta cierto grado, podemos elegir un diafragma que nos convenga o un tiempo adecuado al tipo de foto, podemos influir en el aspecto de la fotografía final.

  • Un diafragma muy abierto (f 4) nos dará menor profundidad de campo* que un diafragma más cerrado.
  • Un tiempo de exposición* pequeño (1/500) nos permite “congelar” el movimiento de los objetos.
Cuando hay poca luz, aunque abramos al máximo el diafragma, el tiempo que permanece abierto el obturador es tan grande que pueden salirnos movidas* las fotos. Para resolver este problema contamos con:


La sensibilidad (ISO):
Con este mando, se aumenta la sensibilidad del sensor. Es decir, hacemos que aunque reciba menor cantidad de luz, la fotografía se pueda tomar igualmente. Es, simplemente, el mando del “volumen” del amplificador de la electrónica de la cámara. Debe usarse sólo cuando sea necesario, ya que al elevar la sensibilidad empeora la calidad de la imagen. Cuanto más grande es el tamaño físico del sensor y de mayor precio es la cámara, más se puede elevar la sensibilidad sin que se note pérdida de calidad.



Los valores de sensibilidad ISO suelen seguir la siguiente pauta: 100 - 200 - 400 - 800 - 1600 - 3200 - 6400. En algunas cámaras profesionales la escala es mayor, y en algunas ocasiones existe la opción de valores intermedios. Cada vez que se escoge el valor siguiente, la sensibilidad se duplica, por lo que el tiempo necesario para hacer la foto se reduce a la mitad. Como puede deducirse, una sensibilidad ISO elevada será muy útil para captar escenas con poca luz y también escenas deportivas.



La velocidad de obturación* o tiempo de exposición*
Son dos términos análogos pero inversos, es decir, reducir el tiempo de exposición es lo mismo que aumentar la velocidad de obturación.

El tiempo de exposición es el tiempo en el que la luz está alcanzando el sensor. Los tiempos de exposición varían desde segundos a milésismas de segundos, siendo los tiempos más usuales: 4, 2, 1, 1/2, 1/4, 1/8, 1/15, 1/30, 1/60, 1/125, 1/250, 1/500, 1/1000, 1/2000Algunas cámara tienen modo “B” (bulb) en el cual, mientras tengas pulsado el disparador, el obturador permanece abierto.

Las velocidades muy altas (1/500...1/2000) se utilizan para "congelar" el  movimiento de objetos que van muy rápido y fotografías deportivas de todo tipo. El principal problema con los tiempos es controlar el fenómeno que se conoce con el nombre de trepidación o lo que es lo mismo que la foto salga movida.





En cualquier caso el fotógrafo puede elegir la velocidad que crea conveniente en función de su elección estética.




Así pues, podemos decir que para sacar buenas fotos tendremos que tener en cuenta que estos tres elementos: abertura de diafragma, tiempo de exposición y sensibilidad.



a) Si aumentamos la apertura estamos dejando pasar más luz por lo que tendremos que reducir la sensibilidad o el tiempo de exposición.


b) Si aumentamos el tiempo de exposición ( = reducir la velocidad de exposición) estamos dejando pasar la luz durante más tiempo por lo que tendremos que dejar pasar menos luz reduciendo la apertura, o bien bajar la sensibilidad ISO.

c) Si aumentamos la sensibilidad el sensor es capaz de captar más luz porque es más sensible por lo que tendremos que dejar pasar menos luz o que el sensor este menos expuesto aumentando la velocidad de exposición.


El resumen de todo esto es que si no entendemos bien los conceptos de apertura, tiempo de exposición e ISO, y como deben guardar equilibrio entre ellos no seremos capaces de sacar buenas fotos sin abandonar el modo automático de la cámara.





Modos de exposición o "Programas" :
Las cámaras digitales reflex cuentan básicamente con los siguientes modos a la hora de fotografiar:


  • automático: no hay que hacer nada, la cámara ajusta todos los parámetros y solo hay que apretar al disparador.
  • automáticos específicos: son modos automáticos preprogramados para sacar fotos en determinadas situaciones (escenas): retrato, deportes, macro, paisaje, etc. ver iconos 
  • manual: se  utiliza cuando se quieren controlar todos los parámetros a la hora de realizar una fotografía. Generalmente hay que usar un fotómetro externo para ver la cantidad de luz o poner un modo automático para identificar ese valor y pasar a modo manual.
En los modos semiautomáticos tenemos que destacar dos:

a) prioridad en la apertura: se decide la apertura y la cámara calcula                        automáticamente el tiempo de exposición adecuado y dependiendo del tipo de cámara también ajusta de manera automática la sensibilidad del  sensor. Se recomienda para los casos en los que se quiere controlar la profundidad de campo

b) prioridad del tiempo de exposición: funciona de la misma manera que el anterior en el sentido que una vez indicado el tiempo de exposición la cámara calcula automáticamente la abertura adecuada. Es recomendable para cuando queremos controlar objetos en   movimiento. Así por ejemplo si queremos conseguir el efecto "seda"en una casacada utilizaremos un tiempo de exposición alto y si queremos "congelar" el movimiento de un deportista ajustaremos la cámara con un tiempo de exposición muy bajo.


Balance de Blancos (WB):
El balance de blancos no es más que un programa que se encuentra dentro de la cámara, cuya función es calcular de qué color es la luz con la que se está haciendo la foto. Una vez hecha la foto, el balance de blancos corrige los colores de la foto, para procurar que quede igual que si se hubiera hecho bajo la luz blanca del Sol. Podemos escoger entre varios valores, que suelen ir acompañados de iconos para que sea fácil la elección.
El modo automático funciona francamente bien en casi todas las cámaras, por lo que debe ser la elección de partida. En caso de que los colores no salgan “reales” se debe probar con otro ajuste.



El flash:
Sirve para iluminar cuando la luz resulta insuficiente. A la hora de incluir la iluminación del flash en tus fotografías, tanto si es para rellenar una sombra, dar un punto de brillo a una superficie, o como si es la única fuente de luz, debes conseguir que no se note que lo estás empleando. Hay que tener cuidado para que no resulte excesivo y que no de brillos que molesten.






4.- PRESTACIONES DE LOS OBJETIVOS FOTOGRÁFICOS
No es raro que dos fotos con el mismo encuadre sobre el mismo objeto tengan aspectos muy diferentes, ello se debe a que han usado distintos objetivos.

CARACTERÍSTICAS DE LOS OBJETIVOS:
El objetivo  es la lente de la cámara (en cine, tv, foto o vídeo) y se caracteriza por dos parámetros:

  • La distancia focal, es la distancia, medida en mm, entre el centro de la lente y el lugar donde se forma la imagen (ccd, película de cine). Es la forma más corriente de nombrar a los objetivos: de 28mm, de 50mm, de 200mm… La mayoría están entre los 18 y los 600mm aunque pueden ser mayores.
  • El ángulo de campo o ángulo de cobertura es el espacio que podemos ver a través de la lente. A menor distancia focal tenemos mayor ángulo de cobertura, es decir vemos mucho más espacio con un objetivo de 28mm que con uno de 200mm sin movernos del sitio.



TIPOS DE OBJETIVOS:
En atención a estas características los objetivos se clasifican en:

Objetivos angulares (W)
  • Tienen un ángulo de campo de más de  70º y una distancia focal corta de 18-35 mm 
  • Son útiles para los grandes planos generales cuando queremos que se vea mucho espacio.
  • Permite hacer planos en espacios reducidos o cuando no podemos retroceder más (la catedral de Toledo desde la plaza)
  • Exageran la perspectiva exagerando la distancia entre el primer plano y el fondo. Se utilizan mucho para fotografiar espacios pequeños (habitaciones de hotel) para que parezcan espacios mayores.


Objetivos normales:
  • El más habitual es el de 50mm que presenta un ángulo de cobertura de 45º
  • Reproduce la imagen con un aspecto similar al de la visión humana, siendo por lo tanto su principal característica la naturalidad.
  • Se utilizan con mucha frecuencia y sobre todo en planos americanos y planos medios y para todo tipos de planos por ser muy versátil.

Teleobjetivos (T):   
  • Tienen una distancia focal larga (70mm en adelante) y un ángulo de cobertura pequeño en función de su distancia focal (cuanto más distancia focal veremos menos espacio desde el mismo sitio y por lo tanto la imagen aparecerá ampliada)
  • Aplastan la perspectiva entre los diferentes planos (a la llegada de un sprint en una carrera ciclista un tele nos impedirá saber quien ha llegado antes)
  • Se utiliza en situaciones en las que es peligroso o imposible acercarse al objeto/personaje (presidente de USA, un tigre en el zoo, un jugador de fútbol en el partido)
  • También se usa mucho para retratos al tener dos ventajas: no hace falta acercarse mucho al sujeto por lo que actuará con más naturalidad y podemos desenfocar fácilmente el fondo (ver profundidad de campo) centrando más la atención en el personaje.


Además podemos ver algunos objetivos especiales:

Ojos de pez.
Son los objetivos con el mayor ángulo de visión, alcanzan los 180º o más, y su distancia focal suele estar entre los 6 y los 16mm. Si no tienes cuidado al hacer una foto con estos objetivos puede que hasta tus pies salgan en la foto. Estos objetivos suelen distorsionar demasiado las líneas rectas, por lo que se suelen usar buscando ese efecto tan característico que producen.

                             



Objetivos Macro.
Suelen ser objetivos preparados de forma específica para poder fotografiar desde muy cerca. Es normal que los objetivos necesiten una distancia mínima para poder enfocar, pero los Macro permiten el enfoque hasta a un centímetro del objetivo, consiguiendo fotografíar objetos (o animales) realmente pequeños. Estos son muy usados en la fotografía de naturaleza.



A su vez los objetivos pueden presentarse de forma individual con una óptica fija o bien los podemos encontrar a todos juntos en un

  • Zoom, que no es un objetivo sino un sistema de lentes móviles (puede ir motorizado o ser manual) que al moverse permiten ir cambiando la distancia focal y el ángulo de campo. De esta forma podemos ir eligiendo que tipo de objetivo queremos utilizar y a la vez podemos graduar el tamaño de la imagen sin movernos del sitio.

En las cámaras de foto digitales compactas nos encontramos con un zoom. Al encender la cámara la posición siempre es de angular (w) por lo que deberemos ajustar el zoom a nuestras necesidades antes de apretar el disparador.  El estado del zoom se suele ver en una barrita en el interior del visor. En las cámaras réflex el zoom se suele ajustar manualmente.

En las cámaras de vídeo el zoom suele estar motorizado, (aunque en algunas se puede hacer manual). En vídeo y cine el zoom tiene dos utilidades:
  • Ajustar el tamaño de plano antes de empezara a grabar cada plano
  • Nos permite pasar de una óptica a otra sin cortar el plano pudiéndose utilizar como un travelling aunque hay dos notables diferencias:
    • En el travelling la perspectiva no se ve alterada, no se comprime (con el zoom si)
    • En el zoom no nos movemos del sitio es la óptica la que se mueve, en el travelling necesitamos desplazarnos sobre un dolly, carro etc.


OBJETIVOS FIJOS VS ZOOM:

Objetivos de focal fija                 
Todo buen fotógrafo llevará varios en su bolsa para poder cambiarlos según sus necesidades.

Sus ventajas:
  • Mayor calidad óptica lo que se traduce en mayor nitidez en tus fotografías.
  • Al estar construidos con menos partes móviles, son más resistentes y robustos.
  • Al estar optimizados para su distancia focal, producen menos aberraciones.
  • Mayor luminosidad que te permitirá mejores tomas en condiciones de escasa iluminación y menor profundidad de campo al trabajar con diafragmas más abiertos (f/1.4, f/1.8, f/2.8).
  • Muchos de ellos son más económicos que las versiones variables.
Sus inconvenientes:
  • Son menos versátiles ya que su focal es fija. De todos modos, yo veo esto como una ventaja, ya que te obligaran a moverte alrededor de toda la escena de modo de lograr el encuadre perfecto.
  • Para ciertos tipos de fotografías, la falta de versatilidad puede ser realmente un problema.
  
Objetivos zoom
Ya hemos visto que el zoom es un conjunto de lentes que nos permite cambiar la distancia focal. Puede ser manual o estar motorizado.


Sus ventajas:
  • Son muy versátiles, cómodos y te permitirán ajustar el encuadre sin desplazarte.
  • Son indispensables para ciertos tipos de fotografías en donde requieras de mayor variedad focal, como puede ser la fotografía de naturaleza o la deportiva.
  • Reúnes en un solo objetivo una gran cantidad de rangos focales por lo que te evitaras estar intercambiando constantemente de lente en tu cámara ganando velocidad y evitando golpes y polvo en los objetivos y en el sensor de tu cámara.
Sus inconvenientes:
  • Suelen ser bastante más costosos que los objetivos prime, sobre todo aquellos que recorren una gran distancia focal como puede ser un 18-200 mm.
  • Al tener mucha mayor cantidad de partes móviles, son más frágiles ante cualquier golpe o accidente.
  • Su peso y tamaño es considerablemente mayor.
  • Son menos luminosos, sobre todo en las focales más largas.

http://www.blogdelfotografo.com/





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada